¿Qué es la Odontología Restauradora Estética?

Cuando un diente se infecta por bacterias productoras de caries, hay que eliminarlas y sustituir el tejido dañado por material restaurador, para dar la función y el aspecto que la pieza dental tenía. Hay muchos materiales para obturaciones.

Actualmente los más utilizados son las resinas compuestas o composites (empastes de color diente) con las que obtenemos restauraciones estéticas y funcionales de color diente. En función del tipo de obturación, se emplean varios tipos de composites por su densidad, translucidez, y propiedades mecánicas.
Aunque en Clínica Argensola no se emplean, las obturaciones con amalgama de plata (empastes negros) no son tóxicas ni peligrosas. Son restauraciones que llevan muchos años utilizándose con una tasa de éxito muy alta y son menos sensibles a la técnica y a la pericia del dentista.

Un Onlay es una restauración dental dirigida a proteger al diente de posibles fracturas cuando el tejido dentario remanente es escaso, o cuando tratamientos endodónticos previos en ese diente dejan a la pieza deshidratada y frágil.

Tras la realización de una endodoncia (tratamiento para eliminar la pulpa inflamada o necrosada), los dientes se deshidratan al no tener irrigación interna.

Los Onlays pueden estar fabricados de metales, polímeros o materiales cerámicos. El material que se utiliza en esta Clínica es ADORO® . Es un polímero de resina compuesta estratificada según el comportamiento del diente. Consta de tres capas de composite de más rígida a más flexible según se acerca a la superficie del diente, y de más opaca a más translucida en el mismo sentido. Con esta estructura tratamos de reproducir el comportamiento biomecánico del diente, así como su estética.

Este material tiene un módulo de elasticidad similar a la dentina, y es más blando y menos resistente que el diente antagonista, lo que hace que el Onlay tenga un desgaste natural con el tiempo y que en ocasiones se fracture por exceso de carga. Esta fractura se puede producir en pacientes con hábitos de apretar los dientes o rechinar, o cuando el espacio para el Onlay es de menos de 1,5mm.

Se emplean cuando una pieza dental está muy dañada por desgaste, caries, fractura o por tratamiento endodóntico y necesita restaurar su función con algo que a su vez la proteja. El otro uso más común de este tratamiento es el estético. Cuando los dientes tienen alteraciones graves de tamaño, forma, posición o color se recubren con coronas para convertirlos en dientes estéticamente naturales. Actualmente tenemos muchos materiales para construir nuestras coronas o fundas. Las indicaciones suelen ser de tipo estético y funcional. Por su dificultad de tratamiento en clínica, procesado en el laboratorio y mantenimiento, el precio de estos tratamientos varía mucho. Los más habituales son:

  • Coronas metal-cerámica (porcelana). Es el tipo más utilizado desde hace mucho tiempo. Consta de un núcleo metálico de una aleación preciosa, o no preciosa y un recubrimiento de cerámica feldespática. El núcleo puede realizarse mediante colado de la aleación, mecanizado de un bloque metálico, galvano formación, o por sinterización del polvo mediante láser.
  • Coronas cerámo-cerámicas. Constan de un núcleo cerámico a base de óxido de alúmina, óxido de circonio o disilicatos y un recubrimiento de cerámica feldespática. El núcleo puede elaborarse mediante mecanizado, colado o sinterizado del polvo. Estas restauraciones son más translúcidas, tienen mejor estética y evitan el efecto oscuro del metal en la zona de la encía, aunque pueden ser menos resistentes a la fractura.
  • Coronas totalmente de cerámica feldespática. Requieren menos preparación de los dientes y obtenemos un resultado muy estético. Requieren una cementación especial y en zonas posteriores pueden fracturarse más fácilmente que los otros tipos.
    Puentes.
  • Olay incrustaciones. Cuando falta una pieza dental tenemos que reponerla para evitar modificación de las otras piezas de la boca y mantener íntegra la estructura masticatoria. Estas piezas se restauran colocando un implante y una pieza encima de esta fijación.

    Antes de disponer de técnicas predecibles de implantes, estas piezas se reponían tallando el diente anterior y el posterior a la ausencia y colocando un puente (con pilares naturales y piezas pónticas en las ausencias). En la actualidad tratamos de evitar esta mutilación que supone desgastar dos dientes sanos. Sólo cuando las piezas pilares están ya talladas o necesitan ser recubiertas, para protegerlas, utilizamos este tipo de restauración.

  • Restauraciones sobre implantes.
  • Restauraciones unitarias cementadas.
  • Restauraciones unitarias atornilladas.
  • Restauraciones multiples cementadas
  • Restauraciones multiples atornilladas
Pide tu cita
Abrir chat
Hola
¿Podemos ayudarte?
Powered by